Se ha presentado para su debate y aprobación en el pleno de la Diputación de Huelva y en los plenos de Ayuntamientos de la provincia.

Nuestros agricultores/as y ganaderos/as han dado ejemplo de trabajo, dedicación y solidaridad durante todo el estado de alarma. Su labor ha sido fundamental para mantener el abastecimiento de alimentos sanos y de calidad a la población y su solidaridad y preocupación social ha quedado demostrada con muchas iniciativas que se han llevado a cabo, tales como la donación de alimentos a diversas causas y proyectos asistenciales o la colaboración desinteresada en las tareas de desinfección de muchos municipios de la provincia.

La llegada del COVID-19 y sus dramáticas consecuencias ocurrió en plena reivindicación nacional por unos precios justos para la agricultura y ganadería y con la reforma de la Ley de Cadena Alimentaria llevada a cabo por el Gobierno de España y por otra parte, con la propuesta de reforma de la PAC que ha dado a conocer la Comisión Europea. Desde UPA Huelva creemos que estos dos aspectos son de vital importancia para el sector y que se deben retomar los debates y reivindicaciones necesarias para defender los intereses de nuestros agricultores/as y ganaderos/as y salvaguardar su futuro.

Por eso UPA Huelva ha presentado una moción al Pleno de la Diputación de Huelva y a todos los Plenos de los Ayuntamientos de la Provincia en la que se solicita el debate y aprobación de una serie de reivindicaciones en favor de unos precios justos para los agricultores/as y ganaderos/as y la reforma de la PAC 2020.

De forma concreta UPA Huelva ha solicitado en la moción el posicionamiento de la Diputación de Huelva y los Ayuntamientos de la provincia sobre diferentes aspectos, de los que destacamos los siguientes:

1. Apostar por una verdadera vertebración del sector, trabajando por la mejora de los canales de comercialización, apoyando y promoviendo la creación de estructuras que permitan la concentración de la oferta y refuercen la postura negociadora de los productores frente al reducido número de agentes de compra.

2. Reforzar el papel de las interprofesionales.

3. Luchar por la revalorización de nuestras producciones de calidad, evitando que se conviertan en un producto reclamo.

4. Aplicar la nueva Ley a los contratos alimentarios, que deberán utilizar para el cálculo del precio de venta el coste efectivo de producción y ningún operador podrá comprar por debajo de este coste.

5. Mejores mecanismos de regulación de los mercados, como los contratos tipo homologados obligatorios.

6. Promoción de nuestros productos vinculándolos al turismo, a la dieta mediterránea saludable y al deporte.

7. Dar más transparencia al etiquetado, reflejando la procedencia de la producción primaria.

8. Revisión y actualización de los acuerdos con terceros países, vigilando su correcto cumplimiento, exigir la reciprocidad en las condiciones de producción y transformación y compensación a nuestros agricultores/as y ganaderos/as en caso de bajadas de precios.

9. Que el sistema de ayudas que surja de esta reforma de la PAC siga contando con dos pilares, uno enfocado a la renta y a las medidas de mercado y un segundo orientado a la diversificación económica, medidas agroambientales y apoyo a la inversión e incorporación de jóvenes.

10. Que habilite elementos diferenciadores para los agricultores y ganaderos profesionales y para la agricultura familiar con multiactividad, centrándose fundamentalmente en aquellos que trabajan y viven en el medio rural.

11. Que se apueste por el fortalecimiento del tejido socio-económico de las zonas rurales como objetivo transversal y se pongan en marcha instrumentos como techos en las ayudas y pagos redistributivos destinados a pequeños y medianos agricultores/as y ganaderos/as.

12. La ganadería extensiva y los sectores agrarios más vulnerables y de importancia social, económica y medioambiental deben ser objeto de pagos asociados (olivar tradicional, vid, ovino-caprino, almendro tradicional, etc.).

13. Que la nueva PAC aumente el peso de los productores en la cadena de valor, facilitando normas que mejoren el reparto y la organización colectiva de los agricultores, estableciendo marcos jurídicos sobre competencia, autorregulación y cadena alimentaria uniformes y claros a nivel europeo.

Asimismo la moción recoge también consideraciones sobre la estrategia “De la Granja a la Mesa” y “Estrategia para la Biodiversidad en el Horizonte 2030”, puestas en marcha por la Comisión Europea y que entendemos que hay que realizar alegaciones sobre el papel de nuestros productores/as y cómo asumir los costes asociados a estos nuevos escenarios propuestos.

Indicar también que la moción culmina con la petición de traslado de los acuerdos de la misma al Ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, a los grupos parlamentarios del Congreso de los Diputados del Estado español, así como a la Consejera Agricultura, Pesca y Desarrollo Sostenible y a los grupos políticos del Parlamento Andaluz.

Desde UPA Huelva esperamos un apoyo masivo a la moción porque defiende los legítimos intereses de nuestros agricultores/as y ganaderos/as, que están a pie de campo poniendo su patrimonio y su trabajo para realizar su labor y fortalecer los entornos rurales. Asimsmo entendemos que sería también una forma de agradecerles su labor en estos tiempos tan difíciles que hemos sufrido y en el que la sociedad los ha encontrado cuando más los necesitaban.