Tras las movilizaciones realizadas en estos días a nivel nacional, desde UPA Huelva comenzamos una ronda de conversaciones con el sector en la provincia para abordar la situación actual de precios y diversos temas trascendentales para el campo de Huelva.

Los productos agrícolas y ganaderos desde su origen (productores) hasta su destino (consumidores) atraviesan una serie de “eslabones” de una cadena que debería seguir y comportarse de una manera lógica. En esta cadena “lógica” el productor/a tiene una serie de gastos (inversiones, envase y transporte, mano de obra de manipulado y recolección…etc) que debería poder repercutir en el coste final del producto para obtener una rentabilidad en su explotación. De esta forma cualquier subida en el coste de producción se repercute en el precio final de una forma proporcionada y el producto pasará al siguiente eslabón de la cadena, que haría lo mismo,hasta el punto de destino.

Bajo este modelo cualquier subida de coste en los medios que se necesitan para producir dificultaría la rentabilidad, pero como puede repartirse de forma proporcionada en el precio final del producto, el agricultor obtiene una rentabilidad mayor o menor dependiendo de la situación. Por ejemplo, una subida en los costes de mano de obra supone, a priori, una cuestión a resolver, pero como el agricultor debería poder poner precio a su producto, esta cuestión no generaría problemas porque se sigue obteniendo rentabilidad en las explotaciones. Por otra parte y en este caso, existiría un valor añadido, puesto que mejorar las condiciones laborales de los trabajadores/as mejora su capacidad adquisitiva y el consumo, que en la parte que corresponde repercutiría en el campo. Lógico ¿no?.

Pues bien, esta cadena “lógica” que hemos explicado se ve absolutamente alterada cuando aparecen algunos lobbies y lo que podemos denominar “Posición de Fuerza”, presionando e imponiendo el precio en aquellos momentos de mayor debilidad de los agricultores durante la campaña.

En la actualidad los precios en origen se ven condicionados bajo la presión que ejercen los eslabones más cercanos al destino, es decir al punto de venta al consumidor. Estos eslabones presionan, a sabiendas de su posición privilegiada en la cadena y de la debilidad de los productores que necesitan vender y sus productos se devalúan con el tiempo por ser perecederos. De esta forma imponen un precio con el único objetivo de conseguir un margen de beneficio altísimo que repercuten en el precio que pagan los consumidores.

Esto explica por ejemplo por qué en determinados momentos de la campaña de arándanos, mientras nuestros productores/as valoran la posibilidad de dejar de recolectar porque el precio que reciben no cubre el precio de coste (PSC) de producción, los consumidores pagan un 500% con respecto al precio de origen en determinadas grandes superficies o supermercados. Esto se produce porque el lobby de la Gran Distribución impone un precio como condición para dar acceso del producto al punto de venta sin tener en cuenta que el precio sea justo o no, ni para el productor, ni para el consumidor. Esto es extrapolable a la mayoría de productos agrícolas o ganaderos.

Pero hay una cuestión más sangrante si cabe. Debido a esta posición de fuerza de este lobby, en la mayoría de los casos el agricultor/a y el ganadero/a producen y dan salida a sus productos sin saber a qué precio los venden. Será al cabo de semanas o meses cuando les comunican, una vez se cobra el margen y los gastos de cada parte, cuánto dinero ha quedado para ellos. Es decir, que nuestros productores/as producen y asumen costes sin saber si la explotación es rentable o no.

Desde UPA Huelva entendemos que esta situación supone una profunda injusticia y desigualdad para el sector, puesto que mientras los gastos de explotación suben año tras año, el precio de los productos agrícolas y ganaderos lleva estancado a niveles de hace más de 30 años por culpa de esta posición de fuerza. Por eso, desde UPA Huelva creemos que se hace un flaco favor cuando se intenta asociar la subida del salario mínimo interprofesional a la baja rentabilidad de las explotaciones. Lo que hace que nuestras explotaciones no sean rentables es el papel que juegan estos lobbies en el mercado, que ahogan a los precios en origen para cobrarlos a precio oro a los consumidores en destino.

Por eso, desde UPA Huelva, llevamos ya varios años denunciando y realizando movilizaciones porque no se paga un PSC (Precio Según Coste) para nuestros productores y productoras, que trabajan duro en el campo mientras estos lobbies alteran el mercado y amplían su cuenta de resultados trabajando desde un despacho. Todo ello ante la impasibilidad de las administraciones que podían poner fin a esta situación regulando un PSC (Precio Según Coste) para los productos agrícolas y ganaderos que asegure que no se trabaje nunca por debajo del coste de producción.

Hoy por hoy la agricultura y la ganadería tienen un peso fundamental en la economía de la provincia de Huelva y sin ellas, la provincia no lideraría las afiliaciones a la Seguridad Social como ocurre en determinados momentos del año gracias a la campaña agrícola. Todo esto se está poniendo en juego, porque si no se toman medidas que aseguren un PSC (Precio Según Coste) y se siga dejando el precio en origen en manos de estos lobbies, el campo dejará de ser rentable y el relevo generacional será imposible.

Por eso, desde UPA Huelva insistimos en la necesidad y la posibilidad que tienen las administraciones competentes en articular medidas en la cadena alimentaria para prohibir y sancionar aquellas prácticas que destruyan el valor de un producto a lo largo de la cadena o evitar los abusos al productor y al consumidor, con PRECIOS JUSTOS Y ESTABLES que permitan a los agricultores vivir dignamente y a los consumidores poder acceder a los productos con precios asequibles.

Esta situación está alterando el mercado a favor de unos pocos pero con muchos beneficios y ningún riesgo y es la verdadera razón que está provocando que la España rural quede vaciada, porque con explotaciones rentables los entornos rurales serían una salida laboral que generaría empleo y fijaría población en el territorio. Sin unos precios justos para nuestros productores/as, el campo de la provincia de Huelva se muere.

Desde UPA Huelva vamos a mantener un calendario de reuniones para seguir las reivindicaciones que se están siguiendo en toda España y para lo que queremos recabar la opinión de primera mano de nuestros productores y productoras y aprovecharemos para tratar además otros temas que entendemos fundamentales para el campo de Huelva:

1. Establecimiento de un precio justo para los agricultores basado en el coste de producción de las explotaciones (PSC).

2. Desdoble del Túnel de San Silvestre.

3. Transvase de aguas para el Condado de Huelva.

4. Seguridad jurídica para las tierras del Condado de Huelva.

5. Importaciones de terceros países.

6. Consecuencias del Brexit en los frutos rojos.