UPA Huelva celebra el anuncio del Gobierno Central de la asignación para el desdoblamiento del túnel de San Silvestre en los próximos Presupuestos Generales del Estado. No obstante quedan en el aire la Presa de Alcolea y el Canal de Trigueros, que son piezas clave para la recuperación económica de la provincia.

Desde hace ya demasiado tiempo, la provincia de Huelva viene demandando unas infraestructuras acordes con el siglo en el que vivimos. Esta reivindicación abarca aspectos tan importantes como el transporte o el abastecimiento de agua y sin embargo la provincia de Huelva es una olvidada dentro del conjunto del territorio nacional y andaluz.

Estamos en un momento de reconstrucción de la economía de la provincia tras la crisis derivada del COVID-19 y Huelva no puede quedarse atrás por arrastrar retrasos en infraestructuras tan importantes como el desdoble del túnel de San Silvestre, la presa de Alcolea o el canal de Trigueros, fundamentales para abastecer a la agricultura, la industria o el consumo humano.

Tanto la necesidad social, como la económica, como los informes técnicos indican que estas infraestructuras son estratégicas para el desarrollo socio-económico de la provincia. Pero es más, en un momento de crisis y de reconstrucción económica son vitales para la generación de empleo, especialmente ahora que motores económicos de la provincia como el turismo y la agricultura necesitan tiempo para recuperarse.

UPA Huelva valora positivamente el compromiso del Gobierno Central de incluir una partida para el desdoble del Túnel de San Silvestre en los Presupuestos Generales del Estado. Aunque no se ha confirmado si dicha partida cubrirá el 100% de la obra, UPA Huelva espera que se pueda llevar a cabo toda la infraestructura con dinero público, ya que el túnel de San Silvestre es un bien para toda la sociedad onubense, desde el sector productivo hasta la propia ciudadanía.

La pelota está ahora en el tejado de la Junta de Andalucía, que en en los últimos presupuestos rechazó incluir una partida para el túnel. Además, el proyecto está en estudio y a la espera del procedimiento de Autorización Ambiental Unificada que ha de realizar la propia Junta, por lo que si no se acelera este procedimiento previo, incluso con toda la partida presupuestaria dispuesta, la obra no sería posible. Desde UPA Huelva esperamos y demandamos un giro de la Junta, que demuestre sensibilidad con Huelva, acelere al máximo los trámites que son de su responsabilidad, aporte la cuantía restante para llevar a cabo la obra y se aleje de soluciones publico-privadas ahora que una parte la va a aportar el Gobierno Central a través de los presupuestos generales.

Es evidente que la repercusión en la agricultura de con respecto a estas infraestructuras es muy relevante. Hay que recordar que son infraestructuras que no tienen alternativa posible, por eso UPA Huelva se ha sumado desde el principio a las reivindicaciones sobre la necesidad de dotar económicamente las obras, que por su relevancia deben tener financiación 100% pública repartida entre el Gobierno central y la Junta de Andalucía.

La siguiente variable a tener en cuenta es el factor tiempo. Tanto el desdoble del túnel de San Silvestre como de la Presa de Alcolea (ambos declarados como Interés General del Estado) como en el Canal de Trigueros (cuyo proyecto contempla el inicio en la propia presa de Alcolea) necesitan de un calendario que concrete las fechas de ejecución y finalización de las obras. Sin este calendario todas las promesas que se hagan serán papel mojado, especialmente porque son infraestructuras fundamentales para Huelva y de ellas depende su futuro para evitar el colapso del sistema que ya han anunciado los expertos y que tanto daño haría a la economía de la provincia, incluyendo como consecuencia al sector agrario.