Desde UPA- Huelva, tras la noticia de la visita del relator de la ONU a la provincia, queremos hacer primero una especial distinción entre el fenómeno de los asentamientos a los que se refiere el representante de la ONU y de la situación del contingente de trabajadores de selección en origen que contratan nuestros empresarios/as, que están sujetos a normas determinadas sobre los alojamientos para recibir una vivienda digna y así se gestionan durante la campaña agrícola. Prueba de ello es que, mientras la campaña de frutos rojos de la provincia es estacional y empieza y finaliza en un momento determinado, los asentamientos persisten y son estables en el tiempo.

El problema de los asentamientos es un problema de la sociedad onubense y no se puede confundir con un problema de los empresarios/as agrícolas y mucho menos hacerles responsables de ello. Como hemos dicho es un problema de toda la sociedad onubense y las soluciones deben surgir de la participación de la sociedad onubense en su conjunto.

Desde UPA-Huelva queremos recordar también que los asuntos que este relator trata en sus declaraciones con respecto a los asentamientos son aspectos que podrían haberse tratado de forma coordinada con todos los agentes implicados a través de la iniciativa de la mesa específica de análisis del trabajo agrícola en la provincia que nuestra organización quiso impulsar durante el año 2019.

UPA-Huelva quiere recordar que esta iniciativa quedó en saco roto por falta de vinculación de otras organizaciones empresariales y de la Delegación del Gobierno andaluz en Huelva, cuyo intento de reconducir el tema ha sido a través del Foro Provincial de la Inmigración, en el que no se ha querido contar con UPA-Huelva y en el que se demuestra que, tras lo acontecido, no ha habido ningún avance para solucionar el problema de los asentamientos.

UPA Huelva lleva más de dos años trabajando con todas las administraciones competentes en buscar soluciones a las políticas de inmigración en la provincia de Huelva. Insistimos en que una prueba de ello es la iniciativa de UPA Huelva de crear una mesa específica que analizara el trabajo agrícola en la provincia desde todos los sectores y con la necesaria vinculación que la población inmigrante tiene en el empleo agrícola. Esto es fundamental porque ante un problema con tantas aristas las soluciones tienen que venir del consenso de todos los sectores implicados.

Desde UPA Huelva entendemos que toda la estructura y organización de grupos planteados en en el Foro Provincial de la Inmigración seguirán quedando en papel mojado si no se implican a la administración central, los ayuntamientos de las zonas productoras y los empresarios sin exclusiones. De hecho UPA y las ONGs venimos desde hace mucho tiempo reivindicando una solución a los asentamientos y no hemos sido escuchados. El único resultado que se ve que hemos obtenido es la exclusión por parte de Dirección General de Coordinación de Políticas Migratorias de la Junta de Andalucía.

Desgraciadamente el problema de la inmigración tiene muchos interrogantes y requiere de soluciones inmediatas y a pie de calle y no dilatando las posibles soluciones a través de grupos de trabajo, jugando además con el tiempo y el esfuerzo de personal de muchos técnicos/as de organizaciones que atienden a la población inmigrante.

Desde UPA-Huelva somos los primeros que lamentamos y condenamos la situación en la que viven estas personas y siempre estaremos en el ofrecimiento a aportar soluciones para mejorar su situación. Estaremos siempre dando nuestra opinión desde la defensa de nuestros productores/as y buscando soluciones de consenso para los asentamientos como parte de la sociedad que somos y para que nuestra provincia no vuelva a ser señalada negativamente como ha ocurrido con la visita del Relator de la ONU.