El secretario de Movilidad y Políticas Migratorias de UPA Andalucía, Manuel Piedra, espera que los dos países retomen la senda de la normalidad en sus relaciones para que las trabajadoras marroquíes que están en Huelva para la campaña de la fresa vuelvan sin problemas, y así lo trasladará el día 15 en la reunión de la Comisión de los Flujos Migratorios Laborales en Campañas Agrícolas de Temporada.


Un voto de confianza. Es lo que UPA Andalucía le otorga a la diplomacia y a las negociaciones entre España y Marruecos. El secretario de Movilidad y Políticas Migratorias, y secretario general de UPA Huelva, Manuel Piedra, muestra su confianza en que se retome la senda de la normalidad en las relaciones entre los dos países para que las jornaleras marroquíes contratadas en origen y que se encuentran en la campaña de la fresa puedan regresar a sus casas sin problemas y lo antes posible. De ahí que UPA Andalucía espera que se produzcan gestos positivos en los próximos días y el país alauí abra un corredor humanitario para el retorno de las jornaleras.

“España y Marruecos deben recuperar la normalidad en sus relaciones por el bien de todos. Los empresarios de Huelva estamos muy preocupados por la situación en la que se encuentran las jornaleras marroquíes una vez que ya está acabando la campaña de la fresa. Un ejemplo muy claro es que ya hay un 50% de hectáreas sin producción. Por supuesto, no las vamos a dejar desamparadas, tendrán vivienda, luz, agua y atención sanitaria, pero si no trabajan no cobran y entonces tienen que ir tirando de sus ahorros y la gran mayoría prácticamente no tienen dinero porque lo han mandado ya a su país. Es una crisis que debe resolverse por la vía diplomática y confiamos que antes que después se alcance el entendimiento”, expone Manuel Piedra.

El secretario de Movilidad y Políticas Migratorias de UPA Andalucía insiste en la necesidad de solventar los problemas mediante la diplomacia y la negociación. “España y Marruecos tienen que entenderse. Nosotros seguiremos haciendo todo lo que esté en nuestras manos para garantizar la estancia de las jornaleras marroquíes contratadas en origen, pero creemos que es fundamental que se produzcan gestos de distensión. Y así lo voy a plantear en la próxima reunión de la Comisión Central del Convenio para la Ordenación, Coordinación e Integración Sociolaboral de los Flujos Migratorios Laborales en Campañas Agrícolas de Temporada en España, que tendrá lugar el próximo martes, 15 de junio”, aclara Manuel Piedra.

UPA Andalucía ya demostró la importancia de la interlocución al máximo nivel cuando consiguió que Marruecos repatriara a las inmigrantes temporeras que se encontraban en situación de vulnerabilidad. Entonces se desconvocaron las medidas de presión que teníamos previsto llevar a cabo. La repatriación se hizo sin problemas y ahora Manuel Piedra espera que ocurra lo mismo. “Demostramos que no solo nos mueven los intereses de los agricultores, de los empresarios, de los freseros. Nos preocupamos por los derechos de los temporeros y de las temporeras que trabajan con nosotros. Ahora abrimos un periodo para que la diplomacia al máximo nivel actúe y las mujeres retornen a sus hogares sin problemas. En su país se han dejado a sus familias y la interlocución al más alto nivel tiene que surtir el efecto deseado”, concluye el secretario de Movilidad y Políticas Migratorias de UPA Andalucía.